La obesidad infantil

A nivel mundial, la tasa de obesidad infantil supone un gran problema de salud que solventar con rapidez. Desde el año 1975 hasta 2016 se ha pasado de tener una cifra de 11 millones de niños obesos a tener 124 millones.

En España la cifra no mejora. Según datos de la OMS en nuestro país se ha cuadriplicado esta tasa en 40 años.

Existe también diferencias entre sexos. Mientras que las niñas con problemas de obesidad pasaron de ser 5 millones a ser 50 millones el pasado año, los niños pasaron de ser 6 millones a 74 en el mismo periodo de tiempo.

El estudio ha sido realizado en 200 países y estudia la tendencia mundial de la obesidad infantil y adolescente desde los 5 a los 19 años. De él se ha extraído que, en las islas de la Polinesia, la obesidad afecta al 30% de la población infantil-adolescente.

¿Qué ha ocurrido para que esta tasa aumente tanto en estos años?

La forma de vida en los últimos años ha cambiado en gran medida. El sedentarismo hoy en día se practica mucho más que el deporte, aunque a los pequeños se les apunte a ciertas actividades extraescolares.

Si recordamos nuestra infancia, hace 40 años, pasábamos mucho más tiempo jugando con nuestros amigos. Y esto significaba correr, saltar y en definitiva seguir haciendo deporte. Para nada es comparable con las escasas dos o tres horas de deporte extraescolar que tienen hoy en día los niños.

La alimentación es el otro factor importante para entender porqué ha aumentado tanto la obesidad infantil en España. La comida rápida y basura y el poco tiempo que en general la sociedad dedica a la preparación de una alimentación sana repercute finalmente en la forma en que también se alimentan nuestros peques y adolescentes.

Sin duda, estos son los dos factores más importantes a tener en cuenta para hacer frente al aumento de esta tasa, que supone ya uno de los mayores desafíos en cuanto a la salud del siglo XXI.

Desde Centro Pediátrico recomendamos que los peques lleven una vida activa, hagan deporte y coman de forma saludable, teniendo en cuenta que la merienda en el cole también tiene que ser saludable.

 

¡Comparte!Share on FacebookPin on PinterestTweet about this on Twitter